Objets trouvés / Objetos perdidos (cuentos bilingües)

La segunda antología de cuentos bilingües de editorial Urubu es un recorrido por diferentes ciudades, y las formas de encontrarnos y perdernos en ellas.

Varios autores

Editorial Urubu (2016)

233 páginas

En esta segunda entrega de la colección bilingüe de Éditions Urubu, la ciudad es pretexto, escenario y protagonista. En los diez cuentos, de igual número de autores, el deseo es el motor de la movilidad de sus personajes, quienes recorren la urbe en búsquedas frenéticas que dan lugar a toda suerte de encuentros y pérdidas.

Desde su título, el libro nos pone de frente ante la complejidad de la traducción. Las dos expresiones que lo conforman, opuestas y complementarias, remiten a una misma idea: un depósito para los innumerables objetos perdidos que esperan algún día volver a reunirse con sus propietarios. Ese lugar para los objetos perdidos y encontrados resulta una conmovedora muestra de fe en el destino y en la virtud del ser humano, dos requisitos indispensables para la vida en la ciudad, convirtiéndose en una metáfora perfecta para el libro.

Este segundo volumen sobresale por su cohesión y por la excelente calidad narrativa de sus textos. Como apunta el prologuista, Pablo Salinas: “los cuentos de Objets trouvés / Objetos perdidos se activan a fondo desde el primer contacto, buscando en el pacto de corto aliento la complicidad que nosotros, lectores cautivados por los constantes enigmas de la vida urbana, sabemos entregar”.

Esos enigmas de la vida urbana son los que cada relato va tejiendo a lo largo de las páginas. En el cuento Côtes-des-Neiges de Gerardo Ferro, un inmigrante recién llegado a Montreal intenta entender su nuevo entorno armado de un mapa que se desborda en sus manos. Un día cualquiera para un joven estudiante de la Ciudad de México termina en un duelo de palabras, gestos y miradas contra un azaroso contrincante, tal como sucede en Hoy por mí, mañana por ti de Françoise Major-Cardinal. En Ahí de Nelson Darío Gonzáles, asistimos a una fabulosa mezcla entre el humor de Monterroso y el absurdo de Dragún, que nos llevará a las entrañas de una fábrica de espectáculos, donde los disfraces, las luces y las cámaras producen un simulacro que desborda los confines del edificio monumental. Un recorrido casi cinematográfico por una ciudad dorada por el sol del estío, a través de la mirada a media altura de dos preadolescentes buscando escapar del aburrimiento, terminará con una lección de vida en el cuento Sur la crête de Sébastien Larroudé.  Noches húmedas de verano con ventanas abiertas y lejanos rumores de fiesta, o noches de invierno con cielos pesados de nieve en la que se encuentran dos amantes improbables, es la ciudad que nos muestra Alejandro Saravia en Montreal, hora cero. Por su parte, Lise Gagnon en Novembre, Decembre nos presenta una Montreal fría e indiferente en la que solo se puede desconfiar de las buenas intenciones. En Apariciones, el cuento de Séverine Lovisi, lo fantástico surge como una respuesta al estrés y la brutalidad de la gran ciudad. En el cuento de Vincent Brault, Ça ne dure jamais plus d’une heure, le ciel, se plantea una reflexión ecológica con visos apocalípticos articulada a una particular poética de la pérdida. También sobre el tema de la pérdida gira el relato de Olga Colmenares Érase una vez Nadie; aquí, en diálogo con la Odisea, el duelo inconcluso de una emigrante por su patria se traduce en una épica fracasada para toda una nación. El último cuento del libro, Cerro Alegre de Nicolás Dawson, nos habla del retorno y el reencuentro con el Valparaíso natal del protagonista, un espacio que rebosa de sensaciones, acentos y olores de una infancia que quizá no es más que un recuerdo inventado.

Cada uno de estos cuentos aparece junto a su traducción, al francés o al español, según el caso, lo cual permite disfrutar del ritmo y la musicalidad de cada idioma y, al mismo tiempo, apreciar el trabajo de mediación de cada uno de los traductores. Cada uno de estos aporta sus experiencias y estilo propios, enriqueciendo de matices y colores el conjunto de la obra. Entre los más experimentados encontramos a María José Giménez, Guillaume Blanc y Séverine Lovisi, quien no solo ha escrito su texto en su segunda lengua, el español, sino que también se ha encargado de la traducción al francés. Del mundo del libro y la literatura están presentes Jordi Foz y Marco Ramírez, librero de profesión el primero y profesor universitario el segundo. Claire Laballestrier se luce con su primera traducción literaria publicada y cierran el cartel algunos colaboradores permanentes de Éditions Urubu: Camille Didier, David Hoyos y Caroline Hugny.

En cada uno de los cuentos de esta colección, el autor levanta con palabras los muros de una laberíntica polis que es, a la vez, prisión de sus demonios y arca de sus obsesiones. El traductor, por su parte, es un guía engañoso, elocuente mensajero y astuto ladrón, que siempre guarda para sí algún secreto en la traducción. El lector advertido se adentra en los recovecos de esta sutil trampa, en la que lo familiar y lo extraño se mezclan y se confunden, para salir sumido en la incertidumbre de poder encontrarse a sí mismo en las calles de cualquier ciudad. Perdidos y hallados en los intersticios de esta obra colectiva, estos tres personajes están unidos en el eterno ciclo que se repite con cada lectura.

Este segundo volumen evidencia la madurez de esta nueva editorial montrealesa y el esfuerzo que han puesto en la selección y edición de cada uno de los relatos y sus traducciones.

Hispanophone