Versos a las voces mayores

Hölderlin Memorial (fuente: Creative Commons).

Publicamos tres poemas del escritor colombiano Jorge Cabas, que tributan a las fuentes decanas de la poesía y reflexionan sobre el oficio.

El poeta y prosista colombiano, afincado en Montreal, se toma un silencio entre los quehaceres urgentes que postergan lo importante, y versifica sobre los clásicos, esas incalculables fuerzas como torrentes de viento.

 

______Jonia Brilla

_______________________________A Friedrich Hölderlin

Ahora, que el rojo fuego del otoño,
arde en las alegres tardes de Jonia,
erguido sobre el mármol muerto y en silencio,
un Apóstol guarda sus últimos santuarios
y las bacantes rondan con cánticos sus sueños:
añoran las plegarias de los dioses ausentes,
y la luna cortejan con sus rayos constelares,
de los escombros los altares en la sombra,
y la hoguera del otoño arde absorta
en la ebriedad ciega de su insomnio,
y el Apóstol nos revela de Jonia sus himnos:
los sagrados versos de la antigua Quíos
y la gracia de las hermosas diosas de Lesbos,
¡Ah! y reverdece de azul en Grecia su aliento Sacro,
bajo el clamor de esta tempestad del mundo,
en espera que brille un día: la luz de Jonia.

 

___Carpe Diem

_______________________________A Horacio

No hay más deber que vivir:
oscilando entre ser y no ser,
porque estamos cercados
por el fiero fuego de la muerte,
el deber, antes que morir:
es beber grandes sorbos
las escasas gotas de la vida,
ya que en cada instante,
poco es lo que resta al existir…

¡Porque el deber al vivir,
es también poetas, aprender a morir!

 

Ditirambo a Homero

________________________________________¡Y tú que eras ciego!… hay una
________________________________________triple visión en la sutil ceguera,
______________________________________________________John Keats

________________________________________A Homero

¿Qué? ¿No son acaso esos ciegos incansables,
coronados de canas imperiales
y rostros de arrugas olímpicas, esos,
los de risas infantiles y voz sosegada que
centella en medio del fárrago,
quienes escuchan los latidos
celeste del ancho cielo? ¿No son ellos,
patriarcas gallardos del espíritu divino,
la resonancia de nuestra morada,
el eco instante de lo que olvidamos y
dejamos sepultado en esta fosca bóveda cefálica?
Son ellos evidentemente los que
nos acosan con sus ristras de verdad
y sus himnos de dioses,
borrados ya de la memoria de la tierra.
Misericordiosos seres,
acarrean en su canto pesada carga:
el eco profundo de lo venidero,
que los hombre simples, los otros,
no saben, no se atreven a escuchar.

¡Que regresen, que regresen los míticos poetas!
Que regresen a sus casuchas viejas,
a sus hogueras mágicas crepitantes
de amor y sabiduría, a sus melódicas
leyendas de héroes inmortales,
y a sus noches oceánicas y de memorias divinales,
que resplandecen en la inmensidad del firmamento.

¡Que regresen, que regresen los míticos poetas!
Y que una ilustre estirpe de almas fecundas,
los reciban con la lira en sus brazos francos
y miel florida en sus tiernos labios.
¡Que emerja, que emerja el áureo Sol de los nuevos tiempos,
tienda sus alas doradas sobre sus existencias
y los embriague inmortalmente con su manto sagrado!
¡Ah que regresen, regresen mis divinos poetas!


 

Jorge Cabas es abogado, defensor de derechos humanos, escritor, filósofo y poeta. Ha escrito para diferentes revistas como The Apostles review, El Malpensante, Hispanophone, Alborada, Letralia, Urban Legio Magazine and El Espectador Journal. Ha participado en varios festivales poéticos en Colombia y Canadá.